DONDE PRESTIGIO Y EXCELENCIA VAN DE LA MANO

El operador del teleférico eligió a Flender para este prestigioso proyecto de modernización porque, como fabricante de reductores de engranajes número uno del mercado, ofrece los máximos estándares de calidad y servicio.

DONDE PRESTIGIO Y EXCELENCIA VAN DE LA MANO

Cada día miles de turistas buscan "hacer cumbre" en el popular Pan de Azúcar de la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Un teleférico sin apoyos intermedios permite acceder a este escarpado promontorio de granito que emerge del mar y alcanza 395 m de altura. Con un primer teleférico se asciende desde el nivel del mar hasta el Morro da Urca, desde donde se toma un segundo teleférico, "O Bondinho", hasta la cumbre del Pan de Azúcar. Una vez arriba, se disfruta de una vista de 360° sobre el mar abierto, la metrópolis de Río de Janeiro diseminada entre los cerros, la famosa playa de Copacabana y el conocido monumento del "Cristo Redentor" de 38 m de altura erigido sobre la cumbre del Corcovado, a cinco kilómetros de distancia.

El primer teleférico entró en funcionamiento en 1912/13 y se renovó en el año 1972 para adaptarse al número creciente de pasajeros. Cuatro décadas después, llegó el momento de modernizar completamente su tecnología con el fin de garantizar un funcionamiento continuo y sin fallos para el millón y medio de turistas procedentes de todo el mundo que cada año visitan el Pan de Azúcar. "El operador del teleférico confió en Flender, el fabricante de reductores de engranajes número uno del mundo, para suministrar los nuevos reductores para este prestigioso proyecto de modernización", declara Andreas Lüdiger, Vice President Service Sales de Flender GmbH, en la planta alemana de Voerde.

Solución de reductor Plug and Play para montaje inmediato

Uno de los aspectos decisivos fue la garantía por parte del fabricante de ofrecer una solución Plug and Play. Esto significa que, partiendo de su sistema modular estándar de reductores, Flender calculó y adaptó los nuevos reductores para ajustarse perfectamente a las dimensiones de conexión existentes. El resultado: reductores de primera calidad con una tecnología perfeccionada durante décadas y un factor de servicio que supera incluso al utilizado hasta ahora en el Pan de Azúcar. "Con ello, el operador está invirtiendo en una sostenibilidad que se fundamenta, por un lado, en el sello de calidad 'Made in Germany' y, por el otro, en una seguridad de funcionamiento notablemente mejorada", añade el Vice President Service Sales.

Con sus más de un millón de variantes, los reductores helicoidales y cónicos helicoidales Flender constituyen la gama de reductores más completa del mundo. "Nuestros clientes saben que es, con diferencia, el programa de reductores industriales más completo que existe a escala mundial", subraya Lüdiger. La flexibilidad que esto supone, así como el know-how adquirido durante décadas y una fabricación propia en su mayor parte, son factores decisivos para la adjudicación de proyectos, como en el caso del Pan de Azúcar. El rango nominal de relaciones de transmisión de los reductores abarca desde i=1,25 hasta un valor de 450. El rango de par nominal oscila entre TKN = 3100 Nm y 1 400 000 Nm en 28 tamaños.

Una solución para cada proyecto de modernización

"Nuestra vasta gama de reductores ofrece la solución adecuada para cualquier proyecto de modernización", asegura Andreas Lüdiger. Para los dos teleféricos del Pan de Azúcar se emplean en la estación intermedia dos cajas de engranajes cónicos helicoidales Flender con una configuración similar. Hay dos ejes de entrada a 90° accionados por dos motores asíncronos trifásicos. La potencia de transporte se puede adaptar variando la conexión cuando se incrementa el volumen de pasajeros. Así, es posible aumentar la potencia del eje de salida hasta 250 kW como máximo. El reductor cónico helicoidal pesa aprox. 3,7 t y, al igual que el segundo reductor, pasó sin problemas por la puerta del edificio técnico. En palabras de Andreas Lüdiger: "En los proyectos de modernización en particular debe prestarse una especial atención a las condiciones arquitectónicas existentes; como fabricante líder de reductores, somos especialistas en construir soluciones completas de accionamiento muy compactas, con piezas dentadas de primera calidad y elementos de obturación especiales".

Estas premisas también se cumplieron en este proyecto de referencia en Brasil, para el cual se suministró una solución integral "casi de serie" lista para el montaje. Tanto las alturas de eje como las medidas de fijación en los cimientos se dimensionaron de tal forma que no fue necesaria ninguna modificación ni adaptación sobre el terreno. En unos pocos días, el nuevo reductor estaba instalado y desde entonces se encarga del transporte seguro de turistas al Pan de Azúcar, también en el futuro. Para ello, los motores giran con una velocidad de entrada de 1500 rpm, que los reductores Flender reducen a la velocidad de la rueda motriz de los teleféricos de 73,57.

Reductores estándar con modificaciones para teleféricos

El equipamiento de teleféricos debe cumplir requisitos especiales. Además de los trabajos de ingeniería y los cálculos conformes con la normativa de teleféricos, los límites térmicos de uso tienen una importancia fundamental. En este sentido, los productos Flender cubren un rango de temperaturas de entre –30 °C y +40 °C y pueden incluir cartuchos de calefacción adicionales o distintos sistemas de refrigeración en caso necesario. Para el directivo de Flender, "lo principal es que las soluciones de reductor sean seguras, duraderas y sostenibles". Aplicado a los reductores estándar con modificaciones para teleféricos, esto significa tener un diseño compacto, estar optimizados en cuanto al ruido y al peso, y poder funcionar sin fallos durante décadas. Otra ventaja muy valorada por el operador del teleférico del Pan de Azúcar es la posibilidad de adquirir repuestos de la gama estándar, así como la reacción rápida y solvente a las solicitudes de servicio técnico. En particular, la proximidad del socio brasileño de Flender en Río de Janeiro, cuya sede se encuentra a muy pocos kilómetros del Pan de Azúcar, representa una seguridad adicional para el operador del teleférico. "Esto refuerza nuestra imagen como proveedor líder con niveles máximos de calidad y servicio", comenta el experto en reductores Lüdiger.

Reductor optimizado para medidas de modernización sostenibles

El fabricante de reductores ha demostrado su rápida capacidad de reacción consiguiendo suministrar los dos reductores de teleférico listos para el montaje tan solo seis meses después de la adjudicación del proyecto. Al mismo tiempo, el cliente se beneficia de los valores intrínsecos del proyecto de modernización. Entre ellos cabe destacar el factor de servicio aumentado resultante de la tecnología mejorada. En los reductores originales de 1972, los flancos de los dientes no estaban tratados y contaban solo con su "dureza natural", mientras que en la actualidad están templados por cementación y pulidos, con lo que se incrementa considerablemente su resistencia de par.

El dentado es mucho más eficiente, lo cual repercute en el rendimiento; los rodamientos, por su parte, alcanzan mayor potencia y su vida útil es más larga que la de otros con diámetros equivalentes. "Muchos parámetros de reductores se han ido optimizando a lo largo de los años, lo que beneficia en gran medida a todos los proyectos de modernización", señala Andreas Lüdiger, que resume así su conclusión: "Con un fabricante de reductores de primer nivel como socio, los encargos de modernización como el emblemático proyecto 'Teleférico del Pan de Azúcar' pueden llevarse a cabo de forma rápida, cómoda y sostenible".

Autor: Andreas Lüdiger

Líder en fabricación de reductores

Con sus más de un millón de variantes, los reductores helicoidales y cónicos helicoidales Flender constituyen la gama de reductores más completa del mundo. Cualquier cliente encontrará en ella la solución óptima para su proyecto de modernización, ¡garantizado! Como fabricante líder de reductores, Flender es capaz de construir soluciones completas de accionamiento muy compactas, con piezas dentadas de primera calidad y elementos de obturación especiales. Estas soluciones de reductor son seguras, duraderas y sostenibles.


Los reductores del Pan de Azúcar se suministraron listos para el montaje, por lo que no hubo que realizar ninguna modificación estructural sobre el terreno.

Utilizamos cookies en nuestro sitio web para ofrecerle una mayor facilidad de uso. Seguir leyendo